Antecedents

La industria del calzado europea está compuesta por cerca de 15.000 empresas y 300.000 trabajadores, siendo España y Portugal los productores de cerca de un tercio del total de la producción. Si bien el descenso en el volumen de calzado de piel producido en la Unión Europea ha sido en torno a un 42% en los últimos años, pasando de 758 millones de pares en el año 2000 a 442 millones de pares en el año 2009, la pérdida en ventas ha supuesto cerca del 20%, pasando de los 16 billones de euros a los 12.6 billones de euros, por lo que el descenso en las ventas ha sido relativamente pequeño comparado con el descenso en el volumen de producción. Estos datos son coherentes con el progresivo avance de la industria del calzado europea hacia segmentos de elevado valor añadido. Esta destacada reputación de la industria del calzado europea se debe al elevado nivel de competencia basado en la calidad superior de los productos y en la notable capacidad de innovación. Los fabricantes de calzado de alta gama presentan nuevos modelos producidos en el territorio de la Unión Europea. Sin embargo, el déficit comercial en el sector del calzado se ha duplicado en los últimos cinco años, llegando a alcanzar los 7 billones de euros (EU-27, 2007). “Las razones que contribuyen a elevado déficit comercial son la creciente dificultad de la industria europea para competir con países con bajos costes laborales y regulaciones poco estrictas así como la fortaleza del Euro” (EU, 2011).

Para poder reducir el déficit comercial manteniendo el elevado valor añadido del producto e incrementando el volumen de ventas es necesario formar a los profesionales del calzado en diferentes áreas, tales como la innovación, el espíritu emprendedor y las nuevas herramientas de diseño. En una economía global donde la sostenibilidad y el potencial de empleo de la empresa son valores inciertos para poder sobrevivir se requiere el conocimiento más avanzado, la aplicación de buenas prácticas y el dominio de las metodologías más avanzadas en diseño y gestión empresarial. Sin embargo, la mayoría de las empresas de calzado son de pequeño y mediano tamaño. Por ejemplo, las empresas portuguesas y españolas emplean a entre 13 y 16 trabajadores de media. Por esta razón, la mayoría no pueden permitirse un departamento de formación interno y son altamente dependientes de la oferta exterior. A fin de asegurar la inmediatez y la obtención de acreditaciones reconocidas, se requieren nuevos métodos de formación profesional que empleen nuevas soluciones tecnológicas y proporcionen titulaciones certificadas (como los créditos de aprendizaje europeos para la educación y la formación profesionales ECVET). Tras sondear los espacios web de las principales organizaciones europeas e internacionales (INESCOP, UITIC. CEDDEC, EVS, EURIS) se ha comprobado que todavía existen relativamente pocos programas de formación on-line.

EU, 2011, External Dimension of the Footwear Sector, disponible en: http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/footwear/external-dimension/index_en.htm

Tied Shoe Handbook

Get the Tied Shoe Handbook.

TIED Shoe Report

Read the TIED Shoe Report on Mismatches, Shortages and Gaps in Competencies and Skills in the Footwear Industry.